ARTE Y CULTURA,  VIDA SOSTENIBLE

NO A LA VIOLENCIA

Un grito contra todo tipo de violencia

NO a la violencia porque estoy en contra a la violencia del sistema mismo, que viola constantemente los derechos básicos de cualquier ser humano de poder vivir una vida digna, que postula una serie de leyes y dictamen a la cuales estamos sometido como borregos sin cuestionar si son correctas o no…

Mi NO es rotundo, global y general…

Es un NO a la violencia de genero, de cualquier genero… femenino, masculino, medio y medio, de otro planeta o de otra galaxia.

Es un NO a la violencia de raza y de clase, de color y cuenta bancaria…

Es un NO a la violencia hacia los niños, que sea física, verbal o espiritual…

Es un NO a la violencia hacia el planeta, considerado como si fuese un basurero de reservas inagotables….

Es un NO a la violencia hacia los animales, física y anímica, ya que no solo dejando un animal por la calle que se lo abandona…

Es un NO a la violencia verbal, de cualquier forma, medio y medida, que sean la letras de una canción, las palabras de un periodista, los discursos en un programa o las burradas que salen de cualquier boca…

Es un NO a la violencia en los colegios y en la educación, en el trabajo y la profesión, sectores alejados en el tiempo vital de cada uno y cercanos en los objetivos de crear maquinas consumistas que sirven para perpetrar el sistema capitalista…

Hay sitios en el mundo donde a cada instante mueren perfectos desconocidos totalmente inocente y a los cuales (casi) nadie le dedicará una sola manifestación, ni artículos, ni palabras.

Seres humanos olvidados la cual dignidad por el solo hecho de estar vivo ha sido borrada de los mapas físicos y mentales de los países y las personas “civilizadas que están en contra de la violencia”.

Vivimos tan sumergidos y tan acostumbrado a distintos tipos de agresión y violencia que ya no sabemos distinguirlas, que ya nos parecen normales….

Nos parece normal “tener que” ir a trabajar mil horas en un sitio que no nos hace felices para poder pagar deudas que no nos hacen felices, y luego no llegar a final de mes.

Esto también ES violencia.

Nos parece normal ver en los telediarios o en Internet noticias de masacres diarios, de distintos tipos o en distintos lugares, como si nada. Y si esto no es suficiente, podemos mirar las series que nos muestran la muerte en bandeja a la hora de la cena, aunque luego cuando tenemos encuentros cercanos con ella no la queremos ni ver ni aceptar.

Esto también ES violencia.

Nos parece normal ir a las tiendas de ropa y comprar lo más barato sin considerar quién, como y donde lo han hecho, perpetuando y siendo cómplices de sistemas de esclavitud donde no cuenta ni quién eres ni cuantos años tienes, sino solo las prendas que puede cocer, que luego, a lo mejor, llevará puesta una persona que va a manifestar en contra de la violencia.

Esto también ES violencia.

Parece normal salir a trabajar dejando un animal solo todo el día en un piso esperando a que volvamos, ladrando desesperados la mayoría del tiempo. Solo que claro, no nos damos cuenta… No estamos allí para poder escucharlos.

Esto también ES violencia.

Parece normal coger el coche por cualquier tontería, olvidando la existencia de los medios públicos y contribuyendo a contaminar el aire que todos respiramos.

Esto también ES violencia.

Parece normal escuchar a la gente hablando a gritos, pensando que a los demás le interese lo que está diciendo, o pensando que son los dueños de la calle, o que no hay nadie más por allí… O no pensando, directamente…

Esto también ES violencia.

Parece normal también hablarnos a gritos, mal-tratarnos, fallarnos el respeto, des-cuidarnos y olvidarnos de que somos y siempre seremos la persona más importante de nuestra vida.

Esto también ES violencia.

Parece normal ir por la calle o en cualquier tipo de transporte publico y tener que escuchar el tipo de música que le guste al que tienes en frente, al lado, por detrás, o donde esté metido, porqué a el le da por poner los altavoces y su música a tope.

Esto  también ES violencia.

Parece normal seguir etiquetando a los niños con viejos estereotipos, seguir dándole de comer basura, seguir educándole con unas pautas sociales, económicas y culturales que juegan el juego de los potentes, en contras de los cuales luego manifestamos por la calle.

Esto también ES violencia.

Parece normal ir por la calle y tirar la colilla al suelo, o ir de acampada y dejar el sitio como un basurero, o ir al monte y encontrar condones y servilletas en cualquier esquina apartada…

¡ESTO TAMBIÉN ES VIOLENCIA!

Todo esto y mucho más es violencia, y es tan infiltrada en todos los aspectos de nuestra vida que cuando reconocemos una faceta parece que todas las demás desaparecen…

Pero si decides decir NO a una forma de violencia, no te olvides de las demás….

No es sumando más violencia a la violencia que la podemos vencer, no es entrando en juegos de lucha y de poder que las cosas pueden cambiar de verdad…

Si cada uno hiciera, en lo que está a su alcance, las acciones necesaria… pequeños actos diarios de revolución cívica y humana…

Si cada uno se hiciera realmente responsable de su propia vida, considerando el hecho irrefutable de que somos uno, que vivimos todos en el mismo planeta y que vivimos en un sistema profundamente macro y micro inter-conectado… Si cada uno de verdad lo hiciera…

No haría falta ni una sola manifestación más, para ningún tipo de violencia.

Algún grande decía…

SÉ EL CAMBIO QUE QUIERES VER EN EL MUNDO

Mahatma Gandhi

Igual tardamos más, igual nos cuesta más… pero es la única y verdadera manera de cambiar el mundo…

AlaRaíz – Herramientas para ser feliz

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.