CRECIMIENTO PERSONAL,  EQUILIBRIO INTEGRAL,  VIDA SOSTENIBLE

EL CAMINO DE LA CONSCIENCIA COMO CAMINO DE LIBERACIÓN

Lo que se llama desde hace un tiempo “despertar de la consciencia” refleja lo que es una atención más plena a todo lo que nos ocurre por dentro y por fuera.

Vivimos en un mundo frentico, donde la prisa y la competitividad gobiernan nuestras vidas, donde no tenemos ni espacio ni tiempo para dedicarnos a lo que realmente nos gusta, nos llena, nos hace felices.

En este mundo tan superficial y lleno de necesidades impuestas por las agencias publicitarias y el consumismo imperante, no podemos encontrar la conexión con lo que es nuestro Ser más profundo y nuestras necesidades más reales hasta que no decidimos conscientemente de parar a escuchar y escucharnos.

Despertarnos a la consciencia significa realmente esto, escuchar esta voz interior que siempre nos habla, esta intuición que nunca falla, esta parte mágica y secreta que alberga en el corazón de todos.

El miedo, la inseguridad, la falta de costumbre, las críticas, los juicios de los demás y de nosotros mismos, nos hacen la mayoría de la veces olvidar que tenemos un instinto en el que podemos confiar. Si cerramos los ojos y nos paramos a sentir nuestro cuerpo, si dejamos aflorar las sensaciones que mandamos a callar todas las veces que intentan decirnos algo, nos damos cuenta de la riqueza que se esconde en nuestro interior.

Esta riqueza es nuestro verdadero poder, en este silencio se esconde la grandeza que nos hace alcanzar todas las metas, que nos hace olvidar el cansancio, que nos hace volver a sonreír, que despierta la ilusión para estar vivo.

Si solo nos dejamos el tiempo, el espacio mental y físico, para atendernos de verdad, para mirar hacia nuestro interior y ver lo que hay, y escuchar lo que tenemos dentro, nos daremos cuenta que no necesitamos nada más, que ya todo está allí.

Tenemos todas las respuestas a nuestras preguntas, tenemos todo el amor que vamos mendigando a los demás, tenemos toda la riqueza y la abundancia que necesitamos, tenemos todo el poder que queremos.

Cuando descubrimos esta fuerza y este poder que tenemos dentro de nosotros mismo, allí, guardado en algún sitio… despertamos… Y cuando despertamos ya no podemos volver a dormirnos, una vez que los ojos están abiertos no lo volveremos a cerrar nunca más.

Cuando vamos por la vida despiertos, conscientes y con los ojos abiertos, actuamos con más confianza en nosotros mismos y con más amor para donar a los demás, porqué ya hemos descubierto que la fuente de este amor está dentro de nosotros, y podemos llenarnos de el todas las veces que lo necesitamos, y lo podemos repartir a quien nos rodea, sin miedo a que se agote…

Sin miedo a que nos agoten…

Somos seres perfectos, necesitamos solo de alguien o de algo que nos los recuerde, necesitamos solo perder el miedo a brillar, a ser felices, a tener en mano las riendas de nuestro destino, a ser responsables de nuestras vidas.

El camino hacia el despertar está al alcance de todos y es un camino de responsabilidad hacia ti y hacia los demás.

Es un camino que te devuelve la libertad en tu vida, la libertad y el poder de hacer de tu vida una obra maestra…

Es un camino que empieza con un paso, y que sigue hasta el último respiro..

Es un camino que integra un profundo respeto para la vida y todo lo que hay en ella, aceptando sus enseñanzas, recibiendo sus dones, responsabilizándose de cada paso…

La consciencia es el primer paso en este camino de luz, porqué sin consciencia seguiremos dando tumbos por la vida, arrastrados por lo que otros han decidido para nosotros, dependiendo de otras personas para ser felices, sanos y rebosantes de vida y energía.

Despertar y ser conscientes es ser libre y responsable de tu vida.

¿Y tú? ¿Quién decide cómo vives tú vida?

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.